Archive for octubre, 2012


La Copa, para los pobres

Ayer por la noche asistí a ver el Prat-Llagostera de la 3a ronda de la Copa del Rey, la última donde las eliminatorias se disputan a partido único. En el campo del Prat, que presentaba una lleno absoluto, se jugaba un partido que daba paso a unos dieciseisavos de final donde ya entran en liza los veinte equipos de la 1a división. Hoy era noticia en todas los canales estatales la vivencia en directo del sorteo por parte de los clubes más humildes que aspiraban desde todos los estamentos del club que éste les deparara la mejor de las suertes con el emparejamiento de su equipo con Real Madrid o FC Barcelona en primera instancia y sino con otro primera división como mal menor. Los abrazos y saltos de alegría por parte de los jugadores del Alcoyano, los más afortunados económica y deportivamente hablando junto al Alavés, que se enfrentará al Barça, daban aún más mérito e importancia a la consecución del pase de ronda y cumplirá el sueño de muchos futbolistas que probablemente nunca volverán a pisar el césped del Santiago Bernabéu o del Nou Camp.

Pero en este formato de Copa a partir de dieciseisavos de final, a diferencia de lo que ocurre en Inglaterra donde todas las eliminatorias se disputan a partido único y en el campo del equipo que gane el sorteo, la eliminatoria se disputa a doble partido provocando a partir de esta fase que los pobres tengan muchas menos opciones de seguir avanzando en la competición en beneficio, como pasa siempre, de los más ricos y poderosos. A partir de ahora será una verdadera gesta que los equipos más modestos, los que hoy escuchaban la radio con la esperanza de jugar contra un primera división, avancen en el torneo y puedan pasar de ronda y encontrarse con un nuevo equipo de la elite. Claro que hay ejemplos, y cercanos, pero se ganaría en emoción si el pase se jugase a 90 minutos y sería mucho más habitual ver a los más pobres codearse y pintarle la cara a más de un grande, algo que para muchos, entre los que me incluyo, es parte de la grandeza de este deporte. Es evidente que el fútbol no solo podía ser reflejo de la sociedad en lo bueno sino que también lo es en lo malo, y las diferencias de clases existentes en cualquier sociedad se dan también en un fútbol que sigue premiando a aquellos que más dinero y posibilidades tienen.

Probablemente me deje llevar por la admiración que siento por el fútbol inglés, pero seguimos teniendo mucho que aprender de un fútbol en el que todas las eliminatorias del torneo se disputan a partido único y en campo neutral a partir de las semifinales, incentivando eliminatorias más abiertas e igualadas entre conjuntos de diferente categoría y una mayor igualdad de condiciones para aquellos menos favorecidos.

Anuncios

El topo II

Estos últimos días, al escuchar por la radio algunos fragmentos de la última charla que dio Marcelo Bielsa en el vestuario de Athletic de Bilbao la pasada temporada, he recordado un escrito de hace unos meses en referencia a la figura del topo. La charla fue grabada y posteriormente filtrada a los medios de comunicación por alguno de los allí presentes. Esta profanación, que como dije en su día debería ser censurada por los diferentes miembros del vestuario rojiblanco y su autor señalado públicamente con el dedo, no hace más que seguir empañando la que en su día parecía ser una de las mejores temporadas en la historia del Athletic. No creo que muchos de los jugadores que formaron parte de esa plantilla, merezcan ser cuestionados porque uno de ellos haya osado quebrantar la privacidad del lugar más íntimo de un equipo de fútbol. La propia plantilla debería acorralar al culpable, señalarlo públicamente por su traición y  limpiar así al resto de toda sospecha.

Lo sorprendente de este episodio y en contra de lo esperado por muchos, fue la reacción del propio entrenador argentino. Bielsa, tras la primera emisión en público de una parte de la grabación, argumentó que no lo consideraba algo grave ya que es habitual que, si bien no de forma tan explícita como en el caso de la grabación, algunos jugadores filtren informaciones de dentro del vestuario y éstas sean reproducidas, textualmente algunas de ellas, por algunos periodistas o medios de comunicación. Por mucho que Marcelo no se sorprenda de un episodio así, muy probablemente condicionado por la situación en la que se encuentra tras algunos conflictos con diferentes jugadores, empleados y con el propio club, y sabedor de que no está en la mejor posición, ni deportiva ni de relación con diferentes miembros de la institución para actuar con mayor contundencia, capítulos como este deberían ser erradicados de un deporte que ya posee demasiadas trabas externas como para alimentar polémicas desde el propio seno del vestuario.

En cualquier caso, lo que queda patente es que el topo, muy probablemente cabizbajo y mudo durante la charla, sin argumentos y sin más capacidad de autocrítica que justificar con factores externos su rendimiento o situación personal a aprovechado una situación de debilidad del entrenador y de confusión en el entorno para actuar de manera infame y cobarde. Por su parte, el entrenador de Rosario en su charla asume delante del grupo su responsabilidad por las derrotas, acusa al colectivo duramente por el bajo rendimiento en ambos partidos y señala personalmente con nombre y apellidos a algunos de los jugadores. Un discurso muy diferente y mucho más contundente que el ofrecido públicamente, porque Marcelo Bielsa a diferencia de su súbdito se comporta como un caballero que lava los trapos sucios en una casa que algún millonario prematuro, como él mismo define, le ha profanado.